contacte mapa Web
iniciar sessió Registrar
Español Valencià Català Gallego Euskera English
Hotel Don Manuel

Alcázar Real de Guadalajara

El Alcázar Real de Guadalajara es una fortificación de origen andalusí del siglo IX situada en Guadalajara (España ), convertida a lo largo del tiempo en palacio real, fábrica de sarguetas y cuartel militar .

Forma un recinto fortificado de algo más de una hectárea sobre el barranco del Alamín y junto a la antigua carretera de Madrid. Desde su origen ocupa un espacio en la entrada oeste de Guadalajara junto a la puerta de Bradamarte y separa el barrio artesano de la Alcallería o de Cacharrerías del resto de la ciudad. Su principal función como fortificación andalusí es la de proteger la entrada a la ciudad y vigilar el paso por el valle del río Henares y la Campiña . Durante la época cristiana cumple las funciones de palacio real a imagen de los Reales Alcázares de Sevilla y del Alcázar de Córdoba , que datan de la misma época, hasta su abandono y conversión, primero, en fábrica de sarguetas y, después, en cuartel militar, última utilidad que tiene hasta quedar destruido definitivamente en 1936 . Desde 1998 se están llevando a cabo una serie de excavaciones y estudios arqueológicos que han ido dejando al descubierto las distintas capas y estancias correspondientes a cada época.

Historia

Construcción y época andalusí. La construcción del Alcázar de Guadalajara se realiza a lo largo del siglo IX en plena batalla en época emiral entre los clanes bereberes Banu Salim y los muladíes Banu Qasi . Hacia el 862 el ejército de Musa ibn Musa sitia Guadalajara y asalta el Alcázar, donde se alojaba su yerno Izraq ibn Muntil , por hacerse con el control de la ciudad. Musa cae herido en la batalla y muere en su posterior llegada a Tudela.

El primitivo Alcázar termina de construirse en el siglo X de manos del califa Abd al-Rahman III , cuyas estancias visita con cierta asiduidad y utiliza como base militar , por ser lugar de paso hacia las batallas con los reinos cristianos del norte de la península Ibérica . Así, en 920 , durante la campaña de Muez , Abd al-Rahman III utiliza el Alcázar como base de operaciones para planear las estrategias en las batallas.

En el año 1085 Guadalajara cae en manos cristianas por la conquista llevada a cabo por las tropas de Álvar Fáñez , al servicio del rey Alfonso VI de León y Castilla , y pasa a formar parte del Reino de Castilla . Se inicia con ello una nueva etapa para el Alcázar, que pasa a destacar por sus funciones de palacio real, lejos de su función defensiva primitiva.

Conquista cristiana, esplendor y decadencia

Alfonso XI de Castilla y León.Con la conquista cristiana de la ciudad por parte de las tropas de Alfonso VI , el Alcázar pasa a ser lugar de estancia para los reyes castellanos , quedando documentadas especialmente las del propio Alfonso VI, Alfonso VIII , Fernando III , Sancho IV y Alfonso XI . Éste último manda edificar en su interior una iglesia dedicada a San Ildefonso y la dota de "grandes posesiones e instituyendo capitanías".

Será precisamente en tiempos de Alfonso XI, durante el siglo XIV , cuando el Alcázar de Guadalajara goce de su mayor esplendor. Bajo su reinado, tras las reformas impulsadas por la infanta Isabel de Castilla y de Molina , señora de Guadalajara entre 1292 y 1311 , junto con las del Convento de Santa Clara , el Alcázar se convirtió en un auténtico palacio real al estilo mudéjar construyéndose las alhanías , el patio central, las albercas , la qubba , los baños , los sótanos y la torre que un siglo después , en tiempos de los Reyes Católicos , sería el conocido como Peso de la Harina. Para la profunda reforma llevada a cabo los arquitectos se basan en planos de los palacios del Real Monasterio de Santa Clara de Tordesillas , del Convento de Santa Clara de Astudillo y del de León y en los alcázares de Córdoba y de Sevilla . De hecho, el patio central pudo haber sido una recreación del patio de Doncellas del de Sevilla .

Tal fue el esplendor y el prestigio con que goza el Alcázar durante el reinado de la dinastía Trastámara , herederos de la dinastía Borgoña , que se celebran en sus dependencias las Cortes de Castilla en 1390 , siendo rey Juan I , y en 1408 , siendo regentes por la minoría de edad de Juan II , Catalina de Lancáster y Fernando de Antequera. En 1436 se celebra allí la boda del que sería años después segundo marqués de Santillana y primer duque del Infantado , Diego Hurtado de Mendoza y Figueroa , con María de Luna , que en 1448 , con el afianzamiento de la familia Mendoza en Guadalajara reciben de manos de Juan II el nombramiento de Alcaides del Alcázar de Guadalajara.

La toma de Guadalajara en 1460 por parte de las tropas de Enrique IV para expulsar a los Mendoza, que se habían hecho poderosos en la villa, deja el Alcázar en parte destruido lo que provoca que, una vez devuelta la ciudad a los Mendoza, Íñigo López de Mendoza y Luna , segundo duque del Infantado, promoviese la construcción del Palacio del Infantado como nuevo lugar de residencia familiar. Así, el Alcázar Real comienza a caer en desuso y los posteriores duques del Infantado empiezan a utilizar sus dependencias como almacenes y, en lo poco que quedaba en pie, como sede concejil. La destrucción casi total de lo poco que queda del palacio que formaba el Alcázar sucede en 1520 con el acuartelamiento en sus dependencias de la nobleza y el pueblo de Guadalajara para sumarse a la causa de los Comuneros de Castilla . Con la toma de Guadalajara por parte de las tropas de Carlos I lo poco que quedaba del complejo palaciego que formaba el Alcázar Real de Guadalajara queda destruido casi en su totalidad.
Alcázar Real de Guadalajara
Alcázar Real de Guadalajara
Alcázar Real de Guadalajara
Alcázar Real de Guadalajara
Cartelera - Cine
El Tiempo
El tráfico - DGT
empresas
PORTALS DE LA XARXA PORTALDETUCIUDAD.com
® Tots els drets reservats - Guia d'oci, empreses, turisme i serveis de la teva ciutat.
Web optimitzada per una resolució mínima de 1024px i navegadors IE 7.0 i Mozilla 3.0 o superiors.